La emergencia climática moviliza a los jóvenes (y atrae a los oportunistas)