El número de afectados podría duplicarse para el 2050, según un informe de Cruz Roja