El escritor irlandés asegura que un hombre le anunció telefónicamente que había ganado el galardón