se quitó una de las pocas espinas: ganar en la carrera siguiente a su coronación. Lo logró en